Verbos regulares e irregulares

Verbos regulares

Los verbos regulares son aquellos que no cambian su raíz a la hora de conjugarlos.

Por ejemplo:

El verbo amar mantiene la raíz am en cualquiera de sus formas (amo, amamos, amé, amaré..etc.), como es el caso de los verbos partir y temer.

Verbos irregulares

En cambio, los verbos irregulares sí tienen modificaciones en su raíz en algunas de sus formas.

Por ejemplo:

El verbo caber, es un claro ejemplo de verbo irregular, pues en la conjugación hay formas  en las que no se mantiene la raíz como en yo quepo, yo cupe, tu cupiste, usted cupiera.

Aunque tenga otras formas en diversos tiempos en los que si se respeta su raíz cab como en tú cabes, ellos caben, nosotros cabíamos.

En concreto, el lexema o raíz se mantiene fijo en los verbos regulares y más bien, se modifica o altera en algunas formas de conjugación en los verbos irregulares.

Un caso especial es el del verbo andar, que es regular en todas sus formas excepto en las del tiempo pasado que se forman con la raíz anduv-

Verbos regulares populares

trabajar: trabajo, trabajas, trabajaron

beber: bebo, bebes, beben, bebieron

vivir: vivo, vives, viven, vivirán

aprender: aprendo, aprenderás, aprendió

comer: como, comí, comes, comen, comerán

cantar: canto, cantas, cantaron, cantarán

deber: debo, debes, deberán, debieron

Verbos irregulares populares

contar cuento: cuentas, cuentan, contamos

oler: huelo, hueles, huelen, olemos

oír: oigo, oyes, oyen, oímos, oiremos

poner: pongo, pones, puso, pusieron

tener: tengo, tienes, tuvieron, tuvimos

volar: vuelo, vuelas, vuelan, volamos

morir: muero, muere, morimos, murieron

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Verbos regulares e irregulares te recomendamos visitar la categoría Lenguaje.

Escribe un comentario sobre Verbos regulares e irregulares

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *